XIX Semana de la Ciencia – Madrid 2019

Hace ya un tiempo que me propusieron participar en La Biothèque al ser bióloga de formación, investigadora durante parte de mi experiencia laboral, y una apasionada de la fotografía, lo cual me ha llevado a formarme como Experta en Imagen científica, era una buena candidata para compartir mis conocimientos.

Por eso quería compartiros mi aportación:

La luz es capaz de unir en una misma persona, a un artista y un científico

La luz en sí misma es muy especial, tiene una naturaleza dual, de partícula y onda. Esto puede ser analizado desde un punto puramente científico con miles de cuentas pero… ¡Tranquil@! De eso no va la charla. Sin embargo, que la luz englobe dos conceptos a priori tan diferentes en un mismo fenómeno, da pie a pensar en la dualidad de otros factores relacionados como la luz visibles e invisibles, o incluso el arte y la ciencia. De hecho, la luz es la razón de ser de una rama artística muy conocida por todos, la fotografía. Pero ¿cuánto de antigua es la técnica fotográfica? El primer fotógrafo-científico fue Niépce en 1826, que consiguió obtener la primera fotografía en blanco y negro. Desde entonces, las reglas artísticas de los cuadros clásicos han influido en la fotografía. No obstante, la luz como radiación electromagnética podría dividirse en dos grandes grupos: “visible” y “no visible”. Trataré de darte a conocer estos grupos junto con algunos usos.

Dirigido a público general.

Pronto podréis ver una versión más extensa en la web de La Biothèque, mientras tanto, os dejo la frase con la que terminé mi charla. Una frase de Albert Einstein con la que estoy plenamente de acuerdo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.