Fotografía macro: Un día «macreando»

Fotografía macro: Un día «macreando»

Mi última experiencia con la fotografía, esta vez me sumergí en el mundo de la fotografía de naturaleza, concretamente en el mundo «macro». La fotografía de naturaleza engloba un amplio número de temáticas a desarrollar dentro del paisajes, flora y fauna. Estos tres grandes grupos, se podría subdividir en otros como la fotografía de invertebrados o aves dentro de la fauna; setas y hongos dentro de la flora y como no, fotografías nocturnas, creativas…

Pero cuando no conoces nada de este mundo lo primero que se necesita es tener claros algunos grandes rasgos de este tipo de fotografía:

Macro o Micro

Aclarar la diferencia entre estos dos términos puede ser importante. Aunque este tipo de fotografía, es ampliamente conocido como fotografía macro, aquí se entremezclan ambos conceptos.

  • Micro: según la R.A.E significa ‘muy pequeño’. Lo cual está en relación con la idea del tamaño de los objetos fotografiados. De ahí que Nikon llame a sus objetivos más especializados en esta área objetivos micro. Y de hecho en ciencia los objetos empleados para ver elementos imperceptibles a siempre vista para el ojo humano por su pequeño tamaño, han sido principalmente los microscopios.

  • Macro: según la R.A.E significa ‘grande’. Al contrario del caso anterior, restringiéndonos a este tipo de fotografía; aquí este término hace referencia a cómo vemos esos objetos pequeños gracias al objetivo. Es decir, pasan a ser objetos visibles gracias a que el objetivo aumenta hasta una proporción 1:1 el objeto, es decir, los hace visibles al ojo humano. Es por tanto esta terminología la empleada para nombrar los objetivos especializados en la mayoría de marcas como Canon, Sony, Olympus…, es decir, son los objetivos macro.

Equipo fotográfico

Es necesario tener un equipo básico para empezar a hacer alguna fotografía en el mundo macro. Cuanto más inmerso se está en este mundo, más accesorios se conocen y puede facilitarnos la composición fotográfica; pero para empezar yo me quedaría con los siguientes:

Equipo fotográfico

  • Objetivos macro: los hay de precios muy diversos, a ojo de buen cubero… con unos 300-400€ nos podemos hacer con un objetivo macro. Por ejemplo, un 100mm con el que empezar a indagar en este mundo. Son muchos los objetivos que podéis encontrar con multitud de características. Pero sin tener un objetivo macro, yo hacía mis pinitos con focales tan normales como un 18-105mm de Nikon. Tengo que aclarar que las limitaciones que experimentaba eran muchas: luminosidad, zoom y la nitidez de la toma me limitaban, pero por probar. Si deseas hacer algo de más calidad, aconsejo hacerse con un objetivo macro porque al final es otro mundo.
  • Trípode: ten en cuenta que las tomas son a distancias focales bastantes próximas al objeto. Dependiendo de donde tomemos la foto, en campo o en estudio las condiciones pueden ser más o menos favorables. Sin embargo, muchas veces la toma, obliga a adoptar posturas incómodas que favorecer la trepidación. Así que, el trípode siempre es una buena solución. Además, a ser posible que sea alto, por si quieres experimentar fotos cenitales.
  • Flashes: pese a que se puede hacer fotografía macro sin ellos, es aconsejable su uso. Primero, porque puede que la luz que haya en el lugar no sea suficiente o seamos nosotros mismos los que tapemos la luz debido a la proximidad al elemento de interés. Y en segundo lugar, por motivos más artísticos; dar brillo a alguna parte del sujeto o un golpe de luz que perfile al objeto. Entre los flashes destacaría el anillo macro y el uso de difusores. No obstante, al final es cuestión de agudizar el ingenio, y por ejemplo el uso de la luz de móvil puede ser un sustituto de urgencia.
  • «Cachivaches»: esta nomenclatura en clave de humor, la quiero usar para hablar de forma muy genérica sobre otros muchos accesorios que nos podemos encontrar en este mundo. Aquí incluiría las “pinzas”, que mantiene el elemento sujeto. Pueden ser creadas por nosotros o comprar algún tipo de pinzas como las articuladas. Pero quiero destacarlas por lo útiles que son para evitar el mínimo viento que pueda existir en campo. Otros accesorios son los “fondos” ya sea creados con elemento del mismo lugar o fondos aportados por nosotros como los dioramas. En este caso, los reflectores, que puedan servir de fondo además de aportar luminosidad. Y por la comodidad que pueden suponer, otro accesorio muy usado son los disparadores remotos para evitar la vibración de la cámara la disparar, sin embargo también puedes sustituirlo por el disparo con temporizador de la propia cámara.

Como es habitual en el mundo fotográfico, la imaginación y la creatividad son las claves que marcan el tipo de fotos que tomamos y el equipo que llevamos.

Llegados a este punto quiero agradecer a Fernando Prieto, Jorge y Gustavo Verástegui Ferrero, que me aceptaran en una de sus salidas al campo, y pudiera admirar los conocimientos que tienen sobre fauna, además de técnicos y artísticos sobre la fotografía macro de naturaleza.

Nuria González C.

Bióloga, fotógrafa, investigadora y apasionada de los viajes, la ciencia y la divulgación.

Deja un comentario

Cerrar menú
A %d blogueros les gusta esto: