Campos de Criptana

La salida era muy pero que muy meditada… la organizadora Esther Marcos, antigua compañera de fotografía pero sobre todo gran anfitriona de su tierra, nos preparó el «planing» entero del día. También ha sido un éxito juntar a todo el grupo de amigos-compañeros. No es fácil reunirnos, pero ha merecido la pena. Ha sido un día de reencuentros, risas, vinos, comida y buena compañía.

Podría clasificarse como uno de esos días que sorprenden, de repente retomas afinidades, pones voz a la imagen de gente muy vista pero nunca en persona, recuerdas momentos… El día pasa a formar parte de la historia que compartimos con los que nos rodean, y no en un día más, sin más.

Esta vez… gracias a ellos a mis «fotocacos». Gracias por hacer el esfuerzo de vernos… hay que repetir estas salidas «fotogastronómicas»

9645
Campo de Criptana
9673
Atardeceres que enamoran
9729
Fotos que te evocan situaciones del día a día
9731
La noche nos acecha
9721
Windmills

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.